¿Sabes cómo interpretar tus niveles de colesterol?

|

Nuestro cuerpo necesita grasa. De hecho, para que nuestro organismo funcione con normalidad es necesario que produzca colesterol de forma natural. Esto es debido a que el colesterol participa en funciones tan fundamentales como la formación de la membrana de nuestras células o la fabricación de algunas hormonas, como las hormonas sexuales y los glucocorticoides, entre otras. 
A la hora de acudir a un especialista para que valore nuestros niveles de colesterol, es muy importante que la analítica que hayamos solicitado incluya los parámetros de colesterol total, colesterol LDL y colesterol HDL. A continuación, os explicaré el por qué.
El colesterol LDL es el que conocemos como “colesterol malo”. Como hemos dicho, el colesterol es necesario para el correcto funcionamiento de nuestro organismo pero...¡dentro de unos límites!. Esto es así porque cuando se superan esos límites, el colesterol se va depositando en nuestros vasos sanguíneos de forma que cada vez se van estrechando más. Este proceso es lo que se conoce como arteriosclerosis. A medida que vamos acumulando más y más colesterol, las arterias se van volviendo más estrechas y rígidas, haciendo que se dificulte la circulación sanguínea. Esto hace que pueda llegar a faltar el oxígeno a los órganos que irrigan las arterias, aumentando el riesgo de sufrir un infarto al corazón o a un ictus, entre otras; es lo que conocemos como riesgo cardiovascular.
Por otra parte, tenemos el colesterol HDL, que es el conocido como “colesterol bueno”. El colesterol HDL circula por la sangre y recolecta el exceso de colesterol, devolviéndolo al hígado para que lo elimine. Es decir, su función es beneficiosa para el organismo y evita que el colesterol se acumule y deposite en otros lugares que nos pueda perjudicar. Para tener niveles óptimos de colesterol HDL, es fundamental realizar ejercicio físico de forma habitual.
Como resumne, podemos decir que a la hora de valorar nuestro colesterol, no tenemos que limitarnos a decir “tengo el colesterol a más de 200”, ya que puede ser que tengamos el colesterol total alto porque nuestro nivel de HDL sea elevado, y en ese caso la situación tal vez no sea preocupante. Por tanto, recordad la importancia de consultar con un médico especializado antes de lanzarse a seguir tratamientos o dietas milagro para controlar los niveles de colesterol.