¿Qué son los triglicéridos?

|

Para una correcta evaluación del metabolismo de las grasas de un paciente, en la petición de la analítica debemos solicitar la determinación del colesterol total, el colesterol LDL (malo), el colesterol HDL (bueno) y los triglicéridos. 
Pues bien, basándome en mi experiencia como médico, me atrevería a asegurar que prácticamente todo el mundo sabe bien lo que es el colesterol, y que hay que mantenerlo controlado, debido a las consecuencias negativas que puede tener. En otras entradas de este blog podéis encontrar las diferencias entre colesterol bueno y malo; sin embargo, pocos son los pacientes que, cuando se les informa que tienen los triglicéridos altos no me preguntan: pero doctora... ¿qué son los triglicéridos?
Como os he comentado, los triglicéridos son un tipo de grasas presentes en el organismo, y su valor no tiene por qué estar relacionado con los niveles de colesterol. Ambas grasas son fundamentales para el organismo, si bien tener un valor más elevado de lo recomendable en ambos casos incrementa el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. 
Los triglicéridos son grasas que nos aportan esencialmente energía, y que, en el caso de su no utilización, se almacenan en nuestro organismo en forma de depósitos de energía. Además, son fundamentales para la absorción de vitaminas A, D, E y K. Por su parte, el colesterol es el precursor de varias hormonas y tiene una función más estructural.
Lo más frecuente es que los triglicéridos estén elevados por unos hábitos dietéticos poco saludables, fundamentalmente en personas con sobrepeso y obesidad, aunque también hay enfermedades como el hipotiroidismo y la diabetes que los pueden elevar. Como en la mayoría de patologías, puede existir también una carga genética que haga que, en igualdad de condiciones, una persona tenga hipertrigliceridemia y otra no. 
Lo que está claro es que los triglicéridos son imprescindibles para un correcto funcionamiento de nuestro organismo, aunque es muy importante tenerlos en unos niveles adecuados para no aumentar nuestro riesgo cardiovascular. 
Por eso una vez más amig@s, insistir en unos hábitos de vida saludables para mantener nuestros triglicéridos a raya.