¿Qué nos puede ocurrir si no controlamos bien nuestra diabetes?

|

Hace ya bastantes años, era habitual oir que alguien se había quedado “ciego por el azúcar”. Hoy en día, gracias en parte a las campañas de concienciación, parece que eso no pasa con tanta frecuencia. Aun así, una diabetes mal controlada nos puede llevar a una serie de consecuencias negativas que van a reducir de una forma muy notable nuestra calidad de vida. Es por eso que es muy importante prevenirla, detectarla lo antes posible, y una vez diagnosticada, mantenerla bien controlada. 
Una diabetes mal controlada o un diagnóstico tardío de la misma nos va a llevar a una afectación generalizada del azúcar a nuestros vasos sanguíneos, especialmente los de nuestro corazón, nuestro sistema nervioso, nuestros riñones o nuestros ojos. Es decir, si no cuidamos nuestra diabetes multiplicamos el riesgo de sufrir un infarto, ictus, amputaciones y ceguera entre otros. 
En otras entradas de este blog, hemos hablado de los criterios diagnósticos para determinar si tenemos diabetes. Os muestro aquí algunos datos relevantes para que toméis conciencia de la importancia de tener el azúcar a raya:
1.    Respecto a la enfermedad cardiovascular, el 80% de los pacientes diabéticos van a fallecer por cardiopatía isquémica o bien por enfermedad cerebrovascular. Si un paciente padece diabetes y obesidad multiplica por 6 el riesgo de morir por esta causa. 
2.    La diabetes es la primera causa de amputación de extremidades en el mundo. De hecho, el 70% de las amputaciones que se realizan a nivel nacional son debidas a la diabetes. Esto es debido a que un paciente diabético tiene aproximadamente un 25% más de probabilidades de tener una úlcera, sobre todo en los miembros inferiores, y que esta se infecte y se complique acabando en amputación. Es el conocido como pie diabético. 
3.    La diabetes es también la principal causa de insuficiencia renal en nuestro país. Un 25% de los pacientes que inician tratamiento con diálisis lo hacen por las consecuencias de la diabetes. 
¿Verdad, amigos, que al oír hablar de amputaciones o diálisis os poneis a temblar? Pues bien, tomemos conciencia de que, aunque la diabetes no duela, nos pasará factura si no le hacemos caso. 
¡Mantengamos laa diabetes bajo control!