¿Qué es la enfermedad del escaparate?

|

Todos hemos oído hablar en un momento determinado de lo que es una angina de pecho y sabemos del riesgo y la relevancia de la misma. Sin embargo, no es tan común oír hablar de su equivalente en las piernas, lo que habitualmente se conoce como “enfermedad del escaparate”, que no es otra cosa sino una isquemia crónica de las piernas. Se denomina así porque el dolor que produce en las piernas se genera al andar y remite cuando nos paramos, por ejemplo cuando miramos un escaparate.
Para que lo entendáis mejor, cuando uno tiene una angina de pecho, el corazón se queja en forma de dolor. Habitualmente esto ocurre cuando hacemos algún esfuerzo y le estamos demandando al corazón más de lo que él nos puede aportar, debido a alguna obstrucción que se encuentra en las arterias. Pues bien, en el proceso de la arterosclerosis, del que ya hemos hablado muchas veces, nuestros vasos sanguíneos se obstruyen no solo en el corazón sino en todo nuestro organismo, incluyendo las piernas. Así, cuando los vasos sanguíneos de nuestras piernas están obstruidos y nos ponemos a andar, aparece un dolor que suele ser opresivo (habitualmente en las pantorrillas) y que en ocasiones puede llegar a ser tan intenso que nos obligue a parar. 
La enfermedad arterial periférica o enfermedad del escaparate puede llegar a ser infradiagnosticada e infravalorada en muchos casos, ya que en líneas generales le damos a la circulación de las piernas menos importancia que a la del corazón y cerebro. En esta entrada de blog me gustaría resaltar la importancia de que la tengamos presente como entidad propia; padecerla nos debe poner en alerta ya que nos indica que probablemente haya obstrucción en prácticamente todas las arterias de nuestro organismo, lo que lleva asociado un mayor riesgo de ictus o infarto cardíaco. 
Si no le damos la relevancia que se merece a esta entidad y va avanzando podemos llegar incluso a la amputación de las piernas. Es por eso que el diagnóstico precoz es fundamental para no llegar a este extremo. Querid@s amig@s, una vez más quiero insistir en la importancia de la prevención y del buen control de los factores de riesgo cardiovascular, incluso para mantener la salud de la circulación de nuestras piernas.