Me han diagnosticado de intolerancia a la fructosa: ¿Qué puedo comer?

|

Como ya os comenté en una entrada anterior de este blog, es frecuente que, cuando un paciente es diagnosticado como intolerante a la fructosa, se encuentre perdido y desorientado. Le es muy complicado organizar las 5 comidas del día, porque no sabe muy bien qué comer ni qué le va a sentar bien o mal, convirtiéndose la alimentación en un tema cada vez más complejo y desesperante. 
Como os recomiendo habitualmente, lo primero es ponerse en manos de un profesional que sepa cómo actuar ante cada caso, puesto que cada situación se debe tratar de una forma individualizada y personal.
Os doy aquí algunas de las pistas que nos recomienda la dieta libre de Oligosacáridos Disacáridos Monosacáridos y Polioles Fermentables (FODMAP, por sus siglas en inglés), en su fase inicial, llamada fase restrictiva. En esta fase, que no debe durar más de 4-6 semanas, se eliminan de la dieta los alimentos que contengan FOMAP; el objetivo es dejar descansar a nuestro intestino para recuperar la mucosa intestinal, y poder así poco a poco ir reintroduciendo los diferentes alimentos que hemos suprimido. 
En esta fase, la dieta es rica en proteínas, acompañándose de carbohidratos y grasas, pero con moderación. Pescados, carnes y huevos van a ser la base de nuestra alimentación estas primeras semanas, junto con grasas como el aceite de oliva virgen extra o el aceite de girasol alto oleico.
Os dejo aquí las premisas a tener en cuenta durante esta primera fase de restricción:
- No utilizar hierbas ni especias. 
- Modos de cocción: hervir, horno, plancha, brasa y papillote; evitar los fritos.
-  PESCADOS: El pescado congelado es apto. En esta primera etapa tomaremos pescado blanco y dejaremos el pescado azul, los moluscos y mariscos para más adelante. 
- CARNES: En esta etapa comeremos solo carne blanca sin piel.
- HUEVOS: revuelto, tortilla, plancha, cocido, escalfado o pochado o incluso al horno. No frito. 
- Carbohidratos para obtener energía con moderación: ARROZ, siendo los mejor tolerados los vaporizados y basmati, pastas de arroz, fideos chinos de arroz, maíz, tortitas de arroz no integral, copos de arroz.
- PATATAS: a partir de la segunda semana de comenzar la dieta se puede tomar cantidades de 20-30 gr de patata cocida e ir aumentando poco a poco. 
- CALDOS: caldos de pollo y pescado (SIN VERDURAS Y DESENGRASADOS).
- JAMÓN COCIDO DE CALIDAD EXTRA.
- LECHE DE VACA SIN LACTOSA, DESNATADA Y SIN ADITIVOS o LECHE VEGETAL con menos de 1 gr de azúcar por 250 ml de leche. 
- CAFÉ NATURAL DESCAFEINADO O UNA CUCHARADITA DE CACAO PURO en polvo, desengrasado y sin azúcares añadidos, ni aditivos.
- ¿VERDURAS?: 
Tenemos 3 opciones en esta etapa: 
    Evitarlas en esta fase.
    Elegir las verduras que mejor se toleren y tomarlas en pequeñas cantidades.
    Tomar pequeñas cantidades de las verduras que contienen poca fructosa.
- YOGURES: a partir de la 2ª o 3ª semana se pueden introducir los yogures naturales, sin lactosa y desnatados. 
Como veréis amig@s, es un tipo alimentación que debe estar bajo supervisión de un especialista y durante un tiempo limitado, ya que suprime alimentos tan fundamentales para nuestro organismo como la fruta. Lo que sí que es cierto es que a algunos pacientes intolerantes les ayuda a ir normalizando poco a poco su alimentación, de forma que son capaces de dejar atrás esta “pesadilla” de no saber qué comer porque enseguida se encuentran mal.