Las dietas hiperproteicas (II): Efectos sobre el organismo

|

Como venimos viendo en anteriores entradas del blog, para estar sanos es fundamental una alimentación variada y equilibrada. Únicamente de esta forma, nuestro organismo obtendrá todos aquellos nutrientes que necesita para funcionar de una forma adecuada y evitaremos que se sobrecargue de otras sustancias que no precisa en tanta cantidad y que acaban produciéndonos desequilibrios. Este es el caso de las dietas hiperprotéicas.

Optar por realizar una dieta hiperproteica es una gran tentación si tenemos en cuenta que con ella vamos a conseguir una pérdida de peso rápida y encima, sin control de cantidades. Pero esto tiene truco.

Es mi misión convenceros mediante esta entrada de blog, de lo perjudicial que puede llegar a ser para nuestro organismo el realizar este tipo de dietas y sobre todo el concienciaros de que nunca optéis por una de ellas ya que esto contribuirá a aumentar vuestras posibilidades de que seáis más obesos el día de mañana.

Cuando nosotros consumimos más cantidad de proteínas de la que nuestro organismo precisa, por una parte, forzamos al hígado a metabolizar las sustancias excedentes y también forzamos al riñón a eliminarlas para no intoxicarse. Como consecuencia, podemos precipitar a que nuestro cuerpo tenga un fallo renal y/o hepático.

Por otra parte, si no consumimos hidratos de carbono, nuestro cuerpo intenta encarecidamente obtener energía para poder sobrevivir de lo que tiene. Dado que no puede “echar mano” de la glucosa, el cuerpo entra en un estado de cetosis. ¿Cuál sería un ejemplo de estado de cetosis? Cuando tenemos vómitos de repetición. Estamos forzando al organismo a estar en un estado patológico con las consecuencias que ello conlleva: falta de apetito, náuseas, malestar general, mal humor, cansancio…

También hay que destacar que con este tipo de dietas disminuye la masa muscular y el metabolismo basal, de forma que cuando dejemos la dieta recuperaremos fácilmente el peso perdido y tendremos más tendencia a engordar que antes de hacer la dieta.

En conclusión amig@s, las dietas hiperprotéicas solo nos ofrecen desventajas desde un punto de vista de salud así que, si os queréis un poquito...olvidaros de ellas!!!