Las dietas hiperproteicas (I): la dieta Dukan

|

Estamos ya en verano y con ello muchas personas sienten la desesperación por conseguir un cuerpo perfecto. Es sobre todo en esta época cuando buscamos la inmediatez de resultados sin plantearnos si ello puede ser perjudicial para nuestro organismo.

En mi consulta, he visto a más de un paciente que, al preguntarle sobre el tipo de dietas que ha seguido me ha citado la dieta Dukan apostillando posteriormente, que le funcionó muy bien. Mi pregunta siguiente es: ¿si le funcionó tan bien, cómo es que está hoy en mi consulta? La dieta le hubiera ido bien, en el caso de que hubiera conseguido perder y mantener el peso de por vida y no 6-7 meses, como hablan la mayoría de sus estudios.

La dieta Dukan está englobada dentro de las llamadas dietas hiperproteicas, es decir, se abusa sobre todo en la fase inicial de la misma de los alimentos proteicos excluyendo otros fundamentales para el correcto funcionamiento del organismo como  por ejemplo las frutas y verduras.

Si buscáis la dieta Dukan en la web, veréis recomendaciones de consumir huevos, quesos, carne, pescado… ¡sin límite de cantidades! Eso significa que puedes consumir todo lo que quieras de esos alimentos. Así pues, tenemos por un lado, ausencia de consumo de hidratos de carbono, que son la “gasolina” de nuestro organismo, y por otro un consumo incontrolado de proteínas.

Con estas premisas, ¿de verdad creéis que esto es una forma saludable y equilibrada de alimentarse y adquirir buenos hábitos? ¿De verdad creéis que se puede mantener esta dieta Dukan de forma sostenible sin riesgo para el organismo?

Estoy segura de que vuestra respuesta ha sido que no. Nuestro sentido común nos dice que hay que comer variado, que hay que controlar las cantidades, que debemos comer fruta y verdura...entonces ¿por qué nos sometemos a una dieta que nos dice totalmente lo contrario y con efectos perjudiciales para nuestro organismo?

Por favor amig@s, tras esta reflexión...¡hagamos las cosas bien!