La sal: ¿qué cantidad es recomendable?

|

Por mis anteriores entradas del blog y conocimientos previos vuestros, sabréis que tener una tensión arterial elevada es un reconocido y peligroso factor de riesgo cardiovascular. También sabréis de la íntima relación que existe entre el consumo de sal y la de tensión arterial. 
De hecho, si bien la hipertensión puede ser producida por diferentes factores como la genética, el sobrepeso, el estrés, el tabaco o un consumo excesivo de alcohol entre otros, desde el punto de vista dietético la sal de mesa (cloruro sódico) es el factor de nuestra dieta que está más directamente relacionado con la tensión arterial. En este sentido, no son pocos los estudios que han demostrado que si reducimos la cantidad de sal de nuestra dieta, se reducirán también las cifras de tensión arterial. 
Además, también se ha demostrado que la reducción del consumo de sal, unida a una dieta mediterránea basada en el consumo de frutas y verduras, legumbres, pescado y aceite de oliva es una medida tan eficaz como tomar un fármaco antihipertensivo. 
Con todos estos antecedentes, la pregunta clave es: ¿y qué cantidad de sal es la adecuada?
Pues bien querid@s amig@s, la cantidad de sal que se considera necesaria para un correcto funcionamiento de nuestro organismo es de poco más de 1 g al día, es decir un cuarto de cucharilla de café aproximadamente. En cambio, lo habitual es que tomemos cantidades muy por encima de los necesario, consumiendo entre 5 y 15 g de sal al día. Lo que recomienda la OMS es que consumamos un máximo de 5 g de sal al día o lo que es lo mismo, un máximo de 1 cucharilla de café de sal al día. 
De la cantidad total de sal que consumimos, un 10% suele provenir de forma natural de los alimentos, un 15% de la sal que añadimos en casa al cocinar y un 75% de los alimentos precocinados y procesados. 
Os muestro aquí pues una buena forma de reducir la cantidad de sal que consumimos en nuestro día a día: disminuir o evitar el consumo de este último tipo de alimentos ya que p.ej el tomate es bajo en sodio pero en cambio el Ketchup es muy rico en sal. Limitemos alimentos como bollería, pan de molde, salsas industriales, pizzas precocinadas, salchichas y embutidos procesados. 
Querid@s amig@s, tomemos conciencia en reducir la cantidad de sal que consumimos y ¡mantengamos nuestra tensión a raya!.