La pirámide de la actividad física

|

¡Hola amig@s!

Hoy vamos a hablar de la pirámide de la actividad física.

Es sobradamente conocido el papel fundamental que juega el ejercicio físico en el fomento de la pérdida de peso, así como en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Hay que tener en cuenta que el ejercicio físico se debe realizar de forma continuada, ya que está demostrado que el realizarlo de forma aislada o esporádica no tiene repercusión en cuanto a la pérdida de peso. Al igual que cuando decidimos seguir una dieta, lo importante es ser constante y equilibrado, ya que empezar haciendo ejercicio de forma intensa para dejarlo a los pocos días no servirá de nada.

Análoga a la pirámide de la alimentación, de la que ya hemos hablado anteriormente en nuestro blog, se puede definir una pirámide de actividad física para adultos, en la que se muestra gráficamente qué tipos de iniciativas podemos seguir a diario para incrementar la actividad física y con ello el gasto energético. Esto se puede ver en la siguiente figura (hay que tener en cuenta que estas indicaciones son orientativas y revisables).

A parte del ejercicio físico, es importante tener en cuanta que tal y como se nos indica en la pirámide, existen actividades del día a día que nos pueden ayudar a quemar calorías y que se deben tener en cuenta. 

De forma general, se recomienda realizar al menos media hora de ejercicio físico la mayoría de los días de la semana. Entre los diferentes tipos de ejercicio físico, los más recomendables para el paciente que busca reducir peso son caminar a buen ritmo, nadar o pedalear en bicicleta estática. En cualquier caso, antes de comenzar un programa de ejercicio, es importante analizar los hábitos de actividad física de cada persona, para adaptarlo a las características de aquél a quien va dirigido. En otras palabras, debemos ser realistas con nuestras posibilidades con el fin de diseñar un programa razonable, puesto que de lo contrario, lo más probable es que no seamos capaces de seguirlo, lo que nos hará caer en el desánimo y abandonar el programa antes de lograr los objetivos.