La obesidad no deja de “engordar”

|

Si hacemos una búsqueda en internet sobre “grandes epidemias de la historia”, encontraremos un listado de enfermedades tan conocidas como la gripe española, VIH-sida, peste negra, viruela, cólera… enfermedades infecciosas que han pasado trágicamente a la historia por acabar con la vida de miles de personas. 
Pues querid@s amig@s, la obesidad también va camino de hacer historia, puesto que si esa misma búsqueda la hacemos con el texto “la epidemia del siglo XXI”, encontraréis amplia información indicando que la gran epidemia del siglo XXI no se contagia, sino que se come, y se llama obesidad. 
La obesidad es una epidemia ya reconocida por organizaciones como la Organización Mundial de La Salud, puesto que actualmente hay unos valores estimados de 1.900 millones de personas con sobrepeso y 600 millones de personas con obesidad. Si continuamos engordando a este ritmo, dentro de 25 años más del 20% de la población mundial estará obesa.
Y ahora podemos plantearnos, ¿cuáles son las claves para cambiar esta tendencia?
Las recomendaciones que hacemos los profesionales en este campo actualmente se podrían resumir de la siguiente forma:
1. No simplifiquemos la obesidad a un determinado número de “kilos”, sino que ACEPTEMOS NUESTRO PROPIO CUERPO y realicemos unos cambios de vida hacia hábitos más saludables.
2. No nos martiricemos forzando a nuestra fuerza de voluntad a cumplir dietas estrictas que ya sabemos de antemano que no vamos a ser capaces de cumplir, y ACEPTEMOS LA COMIDA COMO ALGO NATURAL, puesto que esto nos creará menos ansiedad.
3. Introduzcamos el EJERCICIO FÍSICO en nuestra rutina diaria y en nuestras actividades de ocio. Vivámoslo como un momento de disfrute y desconexión y no como una obligación.
¿Verdad que son 3 premisas simples que podemos incorporar a nuestra vida diaria?
Querid@s amig@s, olvidémonos de una vez de las dieta milagro y excesivamente estrictas, puesto que éstas solo nos llevan a un desequilibrio metabólico que acaba conduciendo irrevocablemente a empeorar la situación; relajémonos y vivamos de una forma saludable. Y recordad, en el campo de la obesidad la recomendación es confiar en el consejo y supervisión de un profesional en la materia.