La comida como vía de escape

|

Seguro que a alguno de vosotros os suena alguna de estas frases: “ahora no me puedo poner a dieta porque estoy pasando por muy mala época y solo me faltaría eso” o “cuando tengo mucha ansiedad no puedo parar de comer”. Y es que es un hecho que, en demasiadas ocasiones, la comida se convierte en la vía de escape de nuestros problemas personales. 
El objetivo de este blog es concienciaros de que, si bien caer en alguna tentación en un momento determinado de nuestras vidas entra dentro de lo normal, el que se convierta en una conducta repetitiva puede esconder un trastorno de la alimentación como puede ser la adicción a la comida.
La adicción a la comida viene definida por un deseo incontrolable de comer, estando vinculado en la mayoría de ocasiones a estados emocionales negativos. Generalmente lleva asociada la compra compulsiva de comida. En este caso no es la comida, sino la conducta en sí la que sirve para evadirse de esa realidad que nos genera estrés. 
Y es que, si bien nuestro estado emocional influye en la ingesta de alimentos, la dieta también tiene un impacto sobre sobre cómo nos sentimos a nivel personal. Por lo tanto, merece la pena tener fuerza de voluntad y hacer un esfuerzo por cambiar nuestros hábitos; si seguimos las pautas que venimos repitiendo en este blog, como por ejemplo, hacer 5 comidas al día, nunca saltarse el desayuno, ingerir la cantidad adecuada de agua, evitar los alimentos ricos en azúcares y grasas, y realizar ejercicio físico de manera regular, será mucho más fácil vencer al estrés y llevar un estilo de vida saludable, tanto física como mentalmente. 
Así que amig@s, aquí tenéis una razón más para seguir nuestros consejos saludables. ¡Ánimo!