La clave: controlar las cantidades

|

A menudo en la consulta los pacientes me preguntan: pero ¿puedo comer pan?, ¿puedo comer pasta? A lo que yo les digo: ¡claro!, se puede comer de todo. La clave está en la frecuencia en la que se consuma y sobre todo en el control de las CANTIDADES. 
Por eso, cuando hago una dieta siempre indico las cantidades de los alimentos para así, pesando los ingredientes (durante sobre todo las primeras 2 semanas) aprender a saber qué es una ración para nosotros, y de esta manera ir adquiriendo ese hábito de controlar la cantidad de forma fácil y progresiva. 
A algunos no les gusta la idea de pesar los alimentos inicialmente, pero cuando les explico el motivo lo entienden perfectamente: para perder peso necesitamos controlar las calorías y la única forma de controlar las calorías es, de nuevo, CONTROLAR LAS CANTIDADES. 
Todos aquellos a los que nos gusta comer, tendemos a comer siempre más de los que nos corresponde: que si me acabo este poquito que ha sobrado, que si cojo esta puntita para que no se tire, que si total por una cucharadita...y es así como vamos adquiriendo calorías innecesarias, y consecuentemente vamos aumentando progresivamente de peso. 
Si sabemos lo que tenemos que comer y pesamos los ingredientes, esto se simplifica y evitamos ingerir más calorías de las que nos corresponden, nos comemos la cantidad que nos toca y ya está. 
Además de pesar los ingredientes, os dejo otros tres consejos básicos que nos ayudarán a controlar las cantidades:
-    Servir la comida que debamos ingerir siempre en el plato evitando dejar la fuente en la mesa. Esto es muy sencillo de entender: si nosotros ponemos una cuña de queso en la mesa seguro que comeremos más que si nos ponemos un triangulo en el plato y el resto lo guardamos en la nevera.
-    Utilizar platos pequeños. Nos dará la impresión de que comemos más si vemos un plato pequeño lleno que si vemos uno grande medio vacío. A lo mejor son las mismas calorías, pero nuestra sensación será diferente. 
-    Cocinar solo aquello que vayamos a comer. No hace falta cocinar todo el paquete de macarrones si lo que nos correspondería son por ejemplo 200 gramos, porque lo más probable es que acabemos comiendo de más. 
Así pues querid@s amig@s, por mucho que nos duela DEBEMOS CONTROLAR LAS CANTIDADES para mantener un peso saludable. De lo contrario, seguro que acabaremos comiendo más de lo que deberíamos y no podremos alcanzar un peo saludable. Y recordad que el desarrollo de hábitos saludables debe incluir necesariamente combinar una alimentación adecuada con la práctica habitual de ejercicio físico.