Ha pasado el verano y ahora...¿qué?

|

Hay tres momentos cruciales a lo largo del año en el que la consulta se llena de gente con nuevos propósitos, entre los que está perder esos kilos de más que se nos han ido acumulando en los últimos meses: tras las fiestas de Navidad, antes del verano y después del verano. 
Tras el verano, todos buscamos perder esos 2-3 kilos que se nos han acumulado fruto del picoteo, la cervecita y los helados, y que hacen que cuando retomamos de nuevo nuestra rutina diaria y nos ponemos nuestra ropa “formal”, nos demos cuenta de que ya no nos cabe. Se han acabado esos vestidos holgados, esos bañadores con elástico y esas camisetas anchas que no nos avisan cuando comemos de más. Bienvenidos camisa y pantalón con botones que nos molestan al mínimo exceso que realizamos y que nos ayudan a mantener nuestro peso a raya sin darnos cuenta. 
Bienvenida también rutina. Llevar una vida organizada es muy importante a la hora de perder peso. Por eso, volved a mantener unos horarios regulares y haced las 5 comidas correspondientes cada día: recordad la frase de desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo, sumando dos tentempiés a media mañana y media tarde. 
Y queda ya totalmente desterrada durante un buen período de tiempo la comida basura: esas bolsas gigantes de papas de la playa o esos dulces de los que tanto hemos disfrutado durante el período estival. Demos de nuevo la bienvenida a una dieta sana y equilibrada basada fundamentalmente en frutas, verduras, pescado, carne blanca y legumbres.
Y finalmente, disfrutemos nuevamente de nuestro día a día practicando ejercicio físico de forma regular.
Querid@s amig@s, ¡recuperemos nuestro día a día con alegría, con una pantalón con botones, 5 comidas diarias, una dieta saludable y ejercicio físico!