¿En qué se diferencia una angina de pecho de un infarto al corazón?

|

Dentro de las enfermedades cardiovasculares, dos de las más frecuentes son las anginas de pecho y los infartos al corazón. Aunque muchas veces confundimos ambos términos, es importante diferenciarlos ya que la gravedad y pronóstico son diferentes. 
En líneas generales podríamos decir que la angina es una llamada de atención previa al infarto. Es una alerta que nos indica que nuestros vasos arteriales están enfermos y parcialmente obstruidos, lo que acaba produciendo una falta de aporte de oxígeno transitorio a la parte del corazón que irrigan. Es importante que consultemos al médico si sospechamos que podamos tener una angina, ya que si le ponemos solución podremos evitar pasar al siguiente paso, que es el infarto de corazón. 
En el infarto lo que hay es una obstrucción completa del vaso arterial del corazón por lo que una parte del corazón queda sin oxígeno de forma prolongada, y muere. 
Ahora la pregunta es, ¿cómo podemos identificar una angina, y cuando debemos consultar?
Los síntomas típicos y de los que en más de una ocasión habréis oído hablar son un dolor que oprime bien delante del corazón, bien en el centro del tórax, que puede irradiarse hacia el cuello, mandíbula o brazo izquierdo, y que se puede acompañar de otros síntomas como mareo, sudoración o palpitaciones. Si bien, como he comentado estas son las formas típicas de manifestarse, no son las únicas. Es por eso que ante la duda de que pueda tratarse de algún problema de corazón, es mejor consultar. En estos casos, mi recomendación es que más vale pasarse que no llegar. 
Y ¿cómo podemos evitarlo?
Pues una vez más, querid@s amig@s, una vida saludable es esencial en la prevención. Adquirir (¡y mantener!) unos hábitos de vida que nos ayuden a llevar un control adecuado de peso, no fumar, así como unos valores de colesterol, azúcar y tensión arterial adecuados, ayudará a tener unos vasos sanguíneos limpios sin depósitos de grasa que los obstruya. Es decir, la vida saludable nos llevará a gozar de un corazón saludable.