El papel de los hidratos de carbono en la dieta

|

Los hidratos de carbono nos aportan ENERGÍA y deben suponer entre el 50-60% de una dieta equilibrada. Por lo tanto, la respuesta es sencilla: NO los podemos eliminar de nuestra dieta. 
Si prescindimos de ellos, a nuestro organismo le faltará energía, vitalidad y capacidad de concentración. Por lo tanto, si para perder peso nuestra alimentación se basa únicamente en “lechuga y pechuga”, nos sentiremos cansados, apáticos, desmotivados, lo que probablemente hará que abandonemos rápidamente nuestro propósito de perder peso. 
¿En qué alimentos encontramos los hidratos de carbono? Existen 2 tipos de hidratos de carbono, los simples y los complejos. 
- Los hidratos de carbono SIMPLES son: sacarosa (azúcar), fructosa (miel, frutas, zumos) y lactosa (leche). 
- Los hidratos de carbono COMPLEJOS son: cereales, pasta, arroz, pan, legumbres, verduras y hortalizas.

Los ERRORES que frecuentemente cometemos con los hidratos de carbono y que son los que les llevan a tener tan mala fama son: 
- Culpar a los hidratos de carbono de la obesidad.
- Simplificar su denominación a dulces (bollos, pasteles, tartas, helados).
- Creer que se almacenan en forma de grasa.
- Creer que estimulan el apetito.
Por eso es muy importante tener presente que el control de la ingesta de grasa es la piedra angular en la regulación del peso corporal ya que la obesidad es un exceso de grasa, y no de hidratos de carbono. 
Resumiendo: los hidratos de carbono son un grupo esencial de alimentos que deben tener una presencia destacada en una dieta equilibrada. Únicamente tendremos que tener en cuenta una correcta proporción de estos alimentos, y que no vayan acompañados de una ingesta excesiva de grasas.