Edulcorantes, ¿Sí o No?

|

A menudo sustituimos el azúcar por algún edulcorante en un intento de controlar nuestra alimentación y reducir las calorías que consumimos. 
Creemos que por pedir un sobre de sacarina para el café en el restaurante tras habernos pedido un trozo de tarta vamos a poder acallar nuestra conciencia. Pero … ¿de verdad creemos que de esta forma vamos a controlar más nuestra dieta?
Si tenemos en cuenta que un sobre de azúcar tiene alrededor de 30 calorías y que probablemente tomemos entre uno o dos al día, ¿de verdad creéis que nuestro peso va a depender de ello?. Ya os adelanto yo que no.
Nuestro peso va a depender de nuestra alimentación general y del ejercicio que realicemos. De que, por ejemplo, no tomemos bebidas azucaradas ya que cada bote de refresco que tomemos equivale a aproximadamente 5 ó 6 sobrecitos de azúcar, o de que no tomemos bollería industrial, en la que una ración puede llegar a equivaler a 9 sobrecitos de azúcar. Eso sí que nos va a desequilibrar la dieta y va a ser perjudicial para nuestra salud, máxime si consumimos unos productos de una forma habitual como parte de nuestra dieta.
Así que querid@s amig@s, que nos quede claro que el elegir azúcar o edulcorante en nuestras bebidas habituales como nuestro vaso de leche o café no es lo que va a hacer que adelgacemos más o menos, sino el ser constantes en llevar una dieta sana y equilibrada, acompañada de la realización de ejercicio físico de forma habitual.
Un último apunte, en esta reflexión que hacemos sobre los edulcorantes no consideramos a los pacientes diabéticos, ya que evidentemente ellos sí que van a tener que sustituir el azúcar por edulcorantes que no eleven su nivel de glucemia en sangre.