¿Debemos sustituir la leche de vaca por otro tipo de leche?

|

En los últimos años he comprobado que cada vez acude más gente a mi consulta que no toma leche de vaca y que la ha sustituido por bebidas vegetales. Y digo intencionadamente ‘bebidas vegetales’, y no ‘leches vegetales’ ya que nada tiene que ver un alimento con otro. Es un hecho que el consumo de la leche de vaca ha descendido en la población en gran parte por la difusión de creencias erróneas interesadas.
Pues bien amig@s, es necesario dejar claro que la leche de vaca es uno de los alimentos más completos que existe, quizá incluso el más completo. A excepción de hierro, aporta todos los nutrientes necesarios: 90% agua, 5% hidratos de carbono, 3% proteínas, 3.5% grasas (dependiendo del tipo de leche), además de ser muy rica en vitamina A y D, minerales y calcio. La leche de vaca es la forma más fácil de ingerir la cantidad de calcio que nuestro organismo precisa para su correcto funcionamiento y evitar patologías como el cáncer o la osteoporosis, entre otras. Si tomamos un vaso de leche estamos ingiriendo unos 300 mg de calcio de calidad. Por supuesto, existen alimentos muy buenos que también contienen calcio, como por ejemplo las sardinas en lata, que aportan unos 344 mg de calcio. Ahora bien, comprenderéis que es más fácil tomar 3 raciones de lácteos al día que 3 latas de sardinas.
Si vuestro problema es que no digerís bien la leche de vaca, existen alternativas en el mercado como la leche de vaca sin lactosa, que nos facilitara la digestión sin necesidad de prescindir de este gran alimento. Por otra parte, hay que incidir en que no se puede comparar el aporte de calcio o proteínas de alto valor biológico que nos ofrece la leche de vaca frente a las mal llamadas “leches vegetales”. Como ejemplo, la leche de vaca aporta aproximadamente 113 mg de calcio por 100 ml, frente a los 4 mg por 100 ml de la leche de soja.
Amig@s y seguidores de mi blog, ¡que no os engañen!...cuando os intenten convencer de los contrario, con la teoría de que el hombre es el único animal que consume leche tras terminar su periodo de lactancia decid...¡pues sí! Al ser el animal más evolucionado somos la única especie con capacidades ganaderas y probablemente esto, junto a otros avances como la pasterización, han posibilitado que la esperanza de vida en el mundo haya crecido exponencialmente en los últimos siglos. Así que ya sabéis, ¡A beber leche para que no nos falte calcio!