Como moldear el metabolismo de los niños

|

Querid@s amig@s, probablemente todos habéis oído alguna vez la típica frase de: “este niño no para de comer y fíjate que flacucho está; y en cambio su hermano, casi no come y parece que todo le haga provecho”. 
Pues bien, esta frase no hace más que describir, de una forma coloquial, el tipo de metabolismo que cada uno de esos niños tiene. 
Cuando hablamos de metabolismo, nos referimos a las reacciones químicas y físicas que se realizan en nuestro organismo para convertir los alimentos en energía para que éste funcione correctamente. Hay organismos que queman esa energía más rápidamente y otros lo hacen de forma más lenta, almacenando la energía sobrante. En este último caso, se tiende a acumular peso. 
Seguro que ahora pensareis: “¡qué suerte los que tiene un metabolismo rápido y lo queman todo manteniéndose delgados a pesar de comer lo que quieran! Pues bien, es importante comprender que, independientemente de la predisposición genética que cada uno tengamos, ésta se puede modelar. En este sentido, tenemos 2 claros ejemplos: 
1. niños que son delgados, a los que sus padres no les inculcan unos hábitos de vida saludables porque piensan que no los necesitan, y que con el tiempo y unas grandes dosis de sedentarismo mirando pantallas van ralentizando su metabolismo convirtiéndose en adolescentes y adultos obesos; lamentablemente este es un caso que cada vez vemos con más frecuencia.
2. niños con tendencia a engordar desde pequeñitos y que sus padres se responsabilizan de que lleve una adecuada alimentación, así como unas dosis adecuadas de ejercicio físico que adapten su metabolismo, de manera que se conviertan en niños sanos.
Querid@s padres y madres, cuidemos a nuestros hij@s como se merecen. Démosles una alimentación saludable, inculquémosles ya desde bien pequeñitos la importancia de realizar ejercicio físico y controlemos el tiempo delante de las pantallas. Solo así estaremos ejerciendo una paternidad con responsabilidad.