Alimentos funcionales que bajan el colesterol

|

Cada vez son más los productos disponibles en el mercado que se venden como fuente de beneficios adicionales, más allá de los propios del alimento en cuestión, como por ejemplo yogures o margarinas que nos ayudan a controlar nuestros niveles de colesterol. Son los conocidos alimentos funcionales; aquellos que van más allá de su valor nutritivo tradicional y aportan un beneficio añadido a nuestra salud, reduciendo el riesgo de padecer alguna enfermedad crónica. Dentro de este grupo de alimentos están aquellos enriquecidos con esteroles o estanoles. 
No son pocos los pacientes que acuden a mi consulta preguntándome si tomando un yogur líquido enriquecido con estos esteroles es suficiente para controlar su colesterol. Es por eso que me ha parecido interesante realizar esta entrada de blog. 
Querid@s amig@s, los esteroles y estanoles vegetales ayudan a reducir las cifras de colesterol malo (LDL), ya que reducen la absorción del mismo en el tubo digestivo. Numerosos estudios han demostrado que la ingesta de una cantidad diaria de 2 g de esteroles o estanoles consiguen reducir nuestro colesterol malo en un 10-15%. Estos extractos naturales se encuentran en muchos vegetales, siendo la ingesta aproximada de los mismos en una dieta habitual de entre 100-300 mg. Es por eso que algunos alimentos se someten a esterificación para poder llegar a la dosis recomendada y poder alcanzar esta reducción del 10-15% por colesterol malo tras unas 2 semanas. 
Es importante tener en cuenta que, aunque parezca que todos deberíamos tomar este tipo de productos, no debemos hacerlo sin consultar antes a un especialista, ya que pueden ocurrir 2 situaciones que son frecuentes si no estamos bien informados:
1. que nos creamos que solo con tomar este tipo de alimento funcional ya vayamos a tener el colesterol a raya; esto habitualmente no es suficiente para conseguir un nivel adecuado de colesterol, por lo que podemos continuar en una situación de riesgo.
2. que lo tomemos pensando que es beneficioso para nuestra salud y en realidad no lo precisemos, generando una situación de posible carencia de algunas vitaminas liposolubles.
Además, tenemos que tener en cuenta que para que estos alimentos sean eficaces, hay que tomarlos a diario y quizás el sabor no sea de lo más apetecible. Por otra parte, es conveniente hacer números; partiendo del precio medio de uno de estos alimentos y calculando el coste anual de tomarlo cada día, podemos llegar a la conclusión de que no siempre resulte más económico que otros tratamientos farmacológicos disponibles para el control del colesterol más eficaces.
Querid@s amig@s, antes de tomar una decisión con respecto a vuestra salud, poneros en manos de profesionales que os asesoren adecuadamente; siempre debemos valorar el beneficio/riesgo de todas las opciones y actuar en consecuencia, por lo que el apoyo de un experto es fundamental.